Blogia
kvelda

El límite de la percepción es la memoria

El límite de la percepción es la memoria.

La memoria, en forma de inteligencia, permite acumular las experiencias pasadas para modificar el presente tangible. Es, pues, una especie de red.

La necesidad de un recuerdo es inherente a la existencia, puesto que el presente es efímero. De la capacidad para recordar el pasado depende el éxito para sobrevivir el futuro –que tampoco existe.

La percepción encuentra en el cerebro su protección temporal. Nada puede ser percibido, si no se tiene consciencia de que no ha sido ya percibido (reintegración y reconocimiento). Por lo tanto, la memoria economiza el tiempo, lo alarga y lo certifica.

La memoria se vale del recuerdo, como la imagen se vale de la percepción. El recuerdo es la manifestación de una experiencia pasada, y la memoria actúa como factor operacional para unir varias experiencias en una situación.

La memoria permite la repetición. El recuerdo es un elemento de la repetición, y se identificarán tantos recuerdos como repeticiones existan.

La memoria fija la percepción.

Se identifican cuatro tipos de recuerdo: reintegración, reproducción, reconocimiento y reaprendizaje. Se identifica, así mismo, la aparición del término “re”. Como ya se ha establecido, que una situación se repita significa tener consciencia de que existe.

La memoria nos hace humanos. Permite reconocer a nuestra familia –los genes tienen memoria-. Permite reproducir la información, sin la cual nos sería imposible explicar el mundo.

Nada existe sin memoria. Nos sería imposible voltear hacia atrás, aún estáticos. Sería mortal.

La falta de memoria deviene en un peligro constante. La fisiología del olvido es tan pernicioso como un suicidio, y mucho menos consciente.

La memoria es una muralla. Es un puñado de arena, ante el viento-tiempo. Y cada grano de arena es un recuerdo. Esa es la importancia de la memoria.

La memoria es información detenida, congelada. Lista para usarse. Es química al alcance de nuestra cabeza.

La memoria está basada en la química. La excitación eléctrica de ciertas neuronas, provocada por los neurotransmisores, permite la recuperación de los recuerdos.

Así mismo, dentro de una interacción aprendizaje- memoria, casi arquetípica, nos permitimos crear nuevas conexiones electroquímicas. Nuevas sinapsis, uniones neuronales.

Recordar, etimológicamente, es re-cordis, que significa "volver a pasar por el corazón".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres